Un coche volador, a punto de despegar

8 07 2010
Lo más interesante de este proyecto es lo práctico que puede ser, al combinar auto y avión al mismo tiempo

Lo más interesante de este proyecto es lo práctico que puede ser, al combinar auto y avión al mismo tiempo

El coche volador es ya una realidad. Y este sueño acaba de dar un paso más en los últimos días, ya que los responsables del proyecto han logrado que la FAA, la máxima autoridad en materia de aviación en Estados Unidos, dote al Terrafugia Transition de la calificación de “avión ligero”, lo que permitirá a sus futuros usuarios huir de la carretera levantando el vuelo con una licencia que tan solo requiere 20 horas de vuelo.
El Terrafugia Transition alcanza hasta 120 km/h en tierra y registra un consumo de algo menos de 8 litros cada 100 kilómetros. Una vez llega a un aeropuerto o zona de despegue privada necesita de una pista de unos 500 metros de longitud para elevarse en el aire, aunque previamente hay que desplegar sus alas y fijar una hélice en su parte posterior. Una vez en el cielo, alcanza una velocidad de crucero superior a los 185 km/h y tiene un rango de alcance de casi 800 kilómetros.

Abierto el plazo de reservas

El visto bueno de las autoridades aéreas ha supuesto el respaldo definitivo a este proyecto, que ya ha iniciado la fase de preproducción del vehículo. De hecho, la compañía Terrafugia ya ha abierto el plazo de reserva de las primeras unidades, para lo cual los futuros pilotos deben pagar 10.000 dólares (unos 8.000 euros).

Lo abultado de la inversión no ha echado atrás a los más lanzados ya que la compañía ha recibido ya más de 70 pedidos. El precio definitivo del Terrafugia Transition supera los 150.000 euros.

Anhelo histórico
La idea de combinar coche y avión en un solo vehículo no es moderna, de hecho data prácticamente de los inicios de la aviación. El primer coche volador fue el Aerobile construido por Waldo Waterman en 1937 y, de hecho, el mismísimo Henry Ford desarrolló un proyecto en este ámbito, aunque lo abandonó cuando su prototipo se estrelló, causando la muerte al piloto que estaba a los mandos.

Tras la Segunda Guerra Mundial fueron muchos los ingenieros que retomaron este sueño. Uno de los que tuvo más éxito fue Moulton Taylor, que diseñó su Aerocar en 1949. Se ha convertido en uno de los coches voladores más famosos diseñados hasta la fecha y, aunque se construyeron seis unidades, nunca se produjo en serie.

En pleno despegue

En pleno despegue

Más proyectos de coches voladores
Hoy en día existen múltiples proyectos que compiten con el Terrafugia Transition para hacerse con el título del primer coche volador de la era moderna. El Parajet SkyCar es un coche que usa un parapente para volar. Si el motor falla durante el vuelo, el automóvil puede planear hasta el suelo y, como medida extra de seguridad, cuenta con un paracaídas de emergencia.

El diseño del LaBiche Aerospace FSC-1 se parece más al de un coche actual y además cuenta en su haber con el logro de ser el primer vehículo que se convierte automáticamente de automóvil en avión. La transformación comienza al pulsar un botón, sin necesidad de que el conductor realice adaptaciones manuales.

Para terminar mencionaremos el Skyblazer que se diferencia de otros proyectos por el uso de un turborreactor con soplante para obtener impulso en el aire y para generar la electricidad que usa el motor en tierra.

Por Eloísa López

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: